La función principal de Coop57 es captar recursos económicos de la sociedad para tener capacidad de dirigirlos hacia la financiación de proyectos transformadores de economía social y solidaria. La práctica totalidad de estos recursos provienen de personas individuales que deciden aportar sus ahorros al capital social de la cooperativa.

Por lo tanto, las personas individuales pueden participar haciéndose socia colaboradora y realizando aportaciones económicas al capital social de Coop57. Los socios y las socias colaboradoras son, básicamente, personas que creen en el proyecto de Coop57 y quieren que su dinero sirva para financiar proyectos coherentes con sus propios criterios éticos y sociales.

Además de su aportación económica, las personas socias colaboradoras pueden participar en las asambleas y elegir, y ser elegidos para, los órganos sociales. Además, reciben puntualmente información sobre el destino de sus recursos aplicando el principio de transparencia.

Pueden ser socias colaboradoras todas las personas físicas que compartan los principios de finanzas éticas y solidarias de Coop57. Para adquirir la condición de socio o socia colaborador hay que desembolsar el capital mínimo obligatorio de 300 euros (el pago de esta cuantía se puede efectuar de forma fraccionada).

El socio o socia colaborador puede hacer aportaciones adicionales las veces que quiera (hasta un máximo de 200.000 €). También puede realizar aportaciones periódicas de carácter fijo. Por acuerdo del Consejo Rector de Coop57 y de manera transitoria, las nuevas aportaciones quedan limitadas a 10.000 euros por socio/a. Si quieres hacer una aportación voluntaria, detalla la cantidad:

 

Aquí, las Condiciones de las aportaciones de las personas socias colaboradas.

Las aportaciones de las personas socias colaboradoras se dividen entre la aportación mínima obligatoria (300 euros) y el resto de la aportación, que tiene carácter voluntario.

El plazo de las aportaciones es de carácter indefinido hasta que se manifieste lo contrario. La aportación obligatoria forma parte de los fondos propios de Coop57 y por lo tanto no estarán sujetas a remuneración y su devolución debe ser aprobada por el consejo rector. El resto de la aportación, en el caso que haya, forma parte del capital social voluntario y por lo tanto estará sujeta a la remuneración establecida y su devolución será de carácter inmediato.

La cantidad de la remuneración se que fija cada año en la Asamblea General de manera democrática y colectiva.

Sin menospreciar la remuneración anual, la motivación principal de los socios y socias no es el afán de lucro, sino el convencimiento de que hay que controlar el destino de nuestro dinero.

Por una parte, para superar la paradoja de poder estar contribuyendo a financiar iniciativas contradictorias con nuestros propios principios éticos y solidarios y, por otra, contribuir a vehicular recursos financieros a proyectos económicos que transformen la realidad en positivo, acorde a los principios de la economía social y solidaria.

Para recuperar la aportación de Coop57 se debe solicitar poniéndose en contacto con su sección territorial. No existe ningún tipo de periodo de permanencia para las aportaciones de dinero que se realizan a Coop57. Se pueden recuperar en cualquier momento que se desee sin ningún tipo de coste o penalización.

Aun así, hay una diferenciación de procedimiento entre la parte voluntaria y la parte obligatoria, si se desea recuperar la totalidad de la aportación.

Para explicarlo usamos un ejemplo:

Una persona tiene una aportación de 2.000 € en Coop57. De estos 2.000 €, hay 300 euros que se consideran aportación obligatoria y 1.700 € que se consideran aportación voluntaria.

La persona socia desea la devolución total de su aportación. De los 2.000 €, 1.700 € se devuelven con carácter inmediato. Los 300 restantes, debido a que su devolución implica causar baja como socia de la cooperativa y este capital es considerado aportación obligatoria, su devolución está sujeta a la aprobación por parte del consejo rector que se reúne mensualmente. Con lo cuál, y dependiendo de la fecha de reunión del consejo rector puede tardar algunos días, nunca excediendo el plazo de un mes.

 

 

Para garantizar la devolución de las aportaciones y dotarse de liquidez suficiente, el 15% del total de las aportaciones de Coop57 no pueden destinarse a préstamos. Están depositadas en cuentas de ahorro a la vista y a corto plazo para poder hacer frente a las todas las solicitudes de devolución que se puedan recibir.

Coop57 no es un banco y, por lo tanto, no dispone de la cobertura del fondo de garantía de depósitos del Banco de España.  El dinero aportado por los socios y socias, incluidos los colaboradores, lo son en concepto de capital social y, por lo tanto, responden de la buena marcha de la cooperativa.

Por lo tanto no estamos sometidos a regulación bancaria. Lo que se hace, en vez de esto, es autorregularnos, de manera colectiva y democrática, siguiendo los criterios propios que consideramos más adecuados. En este sentido, las aportaciones están sujetas a una batería de medidas para poder garantizar, al máximo, las aportaciones de los socios y socias colaboradoras.

Para fortalecer su solvencia Coop57 adopta varias medidas internas:

  • Destina sus excedentes a reservas. No se reparten beneficios sino que se destinan todos a reforzar la solvencia del proyecto.
  • Exige a las entidades que reciben financiación que hagan aportaciones adicionales en el capital social para nutrir un fondo solidario para garantizar los préstamos.
  • Dota el máximo posible las provisiones, parte del presupuesto anual que se reserva para hacer frente a posibles eventualidades.
  • Acota el límite máximo de préstamo que puede recibir una entidad socia y, así, distribuye el riesgo (como máximo, una entidad no puede recibir en préstamos más del 2% de los recursos de que dispone Coop57).

De esta manera nos dotamos de mecanismos que ayudan a garantizar, al máximo posible, las aportaciones a Coop57.

Además, Coop57 es una cooperativa que se gestiona de manera democrática y participativa y que articula mecanismos para que los socios y las socias puedan conocer adecuadamente y en todo momento su situación económica y puedan participar colectivamente en la toma de decisiones.

Coop57 es una cooperativa de servicios financieros que solo financia proyectos colectivos y con actividad económica con lo que no se puede financiar a personas individuales. Los préstamos de Coop57 van orientados a las entidades socias de servicios (cooperativas, asociaciones, fundaciones, etc.) y en algunos casos excepcionales a personas autónomas que por las características de su actividad no pueden llevar a cabo un proyecto directamente colectivo.

Sí. Para realizar consultas o realizar operaciones existe una oficina virtual.

La oficina virtual es un servicio a disposición de las socias y socios de Coop57 con el propósito de poder realizar consultas y operaciones. El objetivo es agilizar y facilitar los diferentes procesos y operativa para todas las socias y socios.

En la oficina virtual se podrá:

  • Consultar el estado de la cuenta.
  • Consultar el histórico de movimientos.
  • Realizar nuevas aportaciones.
  • Solicitar devoluciones.
  • Tramitar la alta y/o baja de aportaciones periódicas.
  • Actualizar datos de contacto.
  • Consultar la información fiscal sobre las remuneraciones a las aportaciones.
  • Realizar otras consultas.

No. Coop57 es una cooperativa de servicios financieros éticos y solidarios y como tal, no es un banco. No tenemos ficha bancaria ni estamos regulados por el banco central. Esto implica que no podemos ofrecer servicios de banca comercial y por lo tanto, no podemos ofrecer cuentas corrientes, ni domiciliaciones, ni transferencias a terceros, tarjetas de crédito/débito, etc. En definitiva, no podemos ofrecer operativa bancaria.

Lo que hacemos en Coop57 es captar recursos económicos para poder financiar la economía social y solidaria con el objetivo de fomentar una transformación social en positivo. Por lo tanto, las personas que tienen dinero a Coop57 lo hacen en forma de aportación al capital social de la cooperativa y, a pesar de que se pueden hacer nuevas aportaciones y/o solicitar devoluciones siempre que se quiera, se tiene que interpretar más bien como un espacio "de ahorro" que no para tener una operativa cotidiana.