Coop57 rige su actividad basándose en los principios de las finanzas éticas:

Principio de coherencia

Evitamos la contradicción de que nuestro dinero pueda estar financiando proyectos contradictorios con nuestros principios éticos y sociales y nuesrtos valores personales.

En Coop57 no financiaremos proyectos que puedan favorecer la industria armamentista, las centrales nucleares, la especulación financiera, la vulneración de los derechos humanos, laborales o medioambientales, el dumping social, la explotación infantil, los regímenes dictatoriales, entre otros sectores que consideremos nocivos para el conjunto de la sociedad.

Principio de compatilibidad

Compatibilizamos el rendimiento financiero y el rendimiento social. Uno no puede ir disociado del otro. Los criterios de uso del dinero se basan en indicadores relativos de riesgo, pero no de máximo rendimiento para la entidad y sus socios en detrimento del rendimiento social. No perseguimos la maximización de beneficios sino el máximo beneficio social ligado de la viabilidad financiera.

Principio de participación

Fomentamos la responsabilidad de los inversores ahorradores, como ciudadanos y ciudadanas, en sus operaciones financieras. Hacemos de la participación en la política de la entidad de las socias y socios y socias una de nuestras señas de identidad. En definitiva, pretendemos recuperar el control de nuestros ahorros y recursos económicos y promover la autogestión financiera.

Coop57 es una entidad democrática y participativa donde sus propietarios son todas sus personas y entidades socias. De su participación y toma de decisiones se conforman las grandes líneas y acuerdos de funcionamiento de la entidad.

Principio de transparencia

Aplicamos una absoluta transparencia en la gestión de la entidad, tanto en la concesión de los préstamos como en el funcionamiento interno y societario. Toda persona y entidad socia sabe perfectamente para qué sirven sus recursos aportados. Publicamos dos veces al año un boletín informativo donde se incluye la lista de préstamos acordados con cada entidad beneficiada, así como el volumen y la duración de cada préstamo. De esta manera cualquier persona o entidad que quiera saber qué uso se le da a su dinero, lo puede saber perfectamente.

Principio de solidaridad

Las personas y entidades socias de Coop57 sabemos que nuestro dinero contribuye a construir una economía más humana y solidaria. Además, podemos manifestar nuestra solidaridad fijando, nosotros mismos en la Asamblea, la tasa de remuneración de nuestro dinero y, en consecuencia, el coste de los préstamos.

Principio de reflexión

Reflexionamos continuamente sobre los principios que deben orientar nuestra acción. Entendemos el comportamiento ético como un proceso y repensamos racionalmente los valores que deben orientar nuestra acción, y nos adaptamos a los valores y principios que consideramos justos y prioritarios. Nos adaptamos a las necesidades de nuestras personas y entidades socias para contribuir a procesos de construcción alternativa.

Crédito al servicio de la transformación social

Coop57 se entiende a sí misma como una herramienta al servicio de sus socios y socias y al servicio de la transformación social en un marco de solidaridad y ayuda mutua. Coop57, por sí sola, no podrá transformar la sociedad. El dinero por sí sólo, tampoco podrá transformar la sociedad. Serán las entidades, grupos, colectivos y personas que trabajan para esta transformación social las que podrán incidir a modificar la realidad hacia escenarios más justos, inclusivos, solidarios, equitativos y sostenibles.