En Coop57 se hará horario de verano, por lo que se reduce la franja de atención telefónica. La cooperativa comienza el período de vacaciones después de unos meses de trabajo muy intenso y adaptándose a un teletrabajo inesperado. 

Con agosto acercándose, empieza uno de los veranos más extraños que se recuerden. Es necesario desconectar y reposar la vorágine de los últimos meses. En Coop57 se reduce durante el verano el horario de atención telefónica. Por eso, en las diversas oficinas territoriales serán éstos los horarios de llamada:

  • Coop57 Catalunya: de las 9 hasta las 13:30 horas
  • Coop57 Euskal Herria: de las 9 hasta las 13:30 horas
  • Coop57 Andalucía: de las 9 hasta las 13:30 horas
  • Coop57 Madrid: de las 9 hasta las 13 horas
  • Coop57 Galiza: de las 10 hasta las 14 horas 
  • Coop57 Aragón: de las 9 hasta las13:30 horas

Es importante tener en cuenta, además, que por las medidas preventivas frente a la Covid-19, la atención presencial está limitada a necesidades imprescindibles y sólo con cita previa. Durante el verano esta atención in situ se reduce aún más, ya que por precaución sanitaria generalmente no se trabajará en oficina. Para pedir cita previa presencial, debe hacerse por correo electrónico contactando a la Sección Territorial de referencia.

Al mismo tiempo, los órganos políticos también harán vacaciones las próximas semanas. Podrán recuperar fuerzas las decenas de personas que de forma voluntaria hacen funcionar el motor de la cooperativa participando en las Comisiones Sociales y Técnicas, en la Comisión Feminista, en los Consejos de Sección, en la Comisión Delegada, en el Comité de Riesgos y en el Consejo Rector. De forma similar, la Fundación Coop57 y su Patronato también harán vacaciones en agosto. En este sentido, es posible que algunas de las necesidades o consultas que se dirijan a Coop57 o a su fundación sólo se puedan atender a partir de septiembre. 

 

 

Un verano para recuperar fuerzas

Tanto los órganos políticos como el equipo técnico en todas las Secciones Territoriales han hecho un esfuerzo muy grande para estar a la altura de las circunstancias con la crisis socioecónomica y las necesidades incrementadas a raíz de la pandemia. Por poner un ejemplo, más de un centenar de entidades socias han pedido revisiones de los plazos de los préstamos o carencias, aumentos de la financiación y se han firmado decenas de nuevos contratos. A la vez, se ha trabajado para ampliar las alianzas que generan garantías de cobertura de los riesgos. Se han creado o profundizado convenios con la Fundación Seira, AvalMadrid, el Ayuntamiento de Barcelona, Avalis, el convenio firmado con EaSI de la Unión Europea, Olatukoop...

Por su parte, la Fundación Coop57 ha cerrado el semestre acompañando a diversos proyectos y participando en iniciativas de apoyo mutuo. Para dar ejemplos, ha colaborado en cajas de resistencia y redes de alimentación que han dado respuesta a las necesidades urgentes generadas por el confinamiento y el estado de alarma. Ha seguido su labor en la cuarta edición del Germinador Social, un concurso para fomentar la transición energética, al que este año se han presentado una treintena de proyectos. Y ha conseguido superar con éxito el objetivo del micromecenazgo #Gazpacho Gitano, recogiendo casi 38.000 euros que harán realidad una cocina industrial comunitaria en el Polígono Sur de Sevilla. 

Todo haciendo malabarismos para adaptar a contrareloj al teletrabajo el funcionamento de Coop57 y de su fundación. En el último semestre, a pesar del reto inesperado, todas las personas que hacen posible el trabajo de Coop57 han dado su mejor esfuerzo para poder superar con creces las adversidades y reconvertirlas en oportunidades transformadoras. Será un verano extraño, pero sigue siendo momento de cuidar y de cuidarse.