Los orígenes de Coop57 se remontan a la lucha de los trabajadores de la Editorial Bruguera. Cuando la editorial cerró en 1986, y después de un largo procedimiento judicial, en 1989 un grupo de 80 antiguos trabajadores creó un fondo colectivo con parte de las indemnizaciones recibidas. Este fondo se dividió en 3 partes: una se destinó a otra lucha obrera (al Sindicado de Obreros del Campo de Andalucía), otra se dedicó a la solidaridad internacionalista (se envió a Nicaragua) y con el resto, unos 30 millones de pesetas (178.000 €), se creó un fondo para financiar proyectos autogestionarios de creación de puestos de trabajo. Este fondo es el origen de Coop57, creado el 19 de junio de 1995.

En un inicio, su desarrollo fue muy vinculado con el cooperativismo de trabajo asociado, pero progresivamente ampliar su base social a otros tipos de entidades de la economía social y solidaria. Paralelamente, fue creciendo también su base de socios colaboradores. A partir de 2005 COOP57 puso en práctica un crecimiento en red a raíz del interés que había despertado este experimento en otros territorios.

 

El objetivo de Coop57 es la transformación social en positivo de nuestra economía y de nuestra sociedad. Coop57 es una herramienta (y no una finalidad) al servicio de la economía social y solidaria.

Coop57 es una cooperativa de servicios financieros, enmarcada en una lógica más amplia dentro de la economía social y solidaria y las finanzas éticas. Por ello, Coop57 realiza actividad financiera siendo su función principal la concesión de préstamos. Aún así, aunque la actividad de Coop57 es financiera, el objetivo de la entidad no es económico sinó que el objetivo es social y desarrollar otro modelo económico y social.

Coop57 lleva a cabo este ciclo completo de intermediación financiera con las dos tipologías de socios de los que dispone. Se recogen recursos económicos, principalmente de los socios y socias colaboradores y estos recursos se utilizan para financiar a las entidades socias de servicios, entidades de la economía social y solidaria.

Coop57 se organiza de acuerdo con un principio fundamental: la proximidad a la base social de economía solidaria y a sus necesidades financieras. Esta proximidad es el que permite dar un buen servicio y evaluar correctamente los proyectos que necesitan financiación, más allá de los criterios de riesgos que utilizan las entidades financieras convencionales. Asimismo, permite ser muy imaginativos en adecuar los productos financieros a cada necesidad concreta.

Para evitar que, al crecer, se pierda esta proximidad, Coop57 ha puesto en práctica un modelo de desarrollo en red mediante la creación de secciones territoriales y desarrollando un modelo de crecimiento horizontal. Actualmente existen secciones territoriales en Andalucía, Aragón, Catalunya, Galicia y Madrid. Además existen grupos promotores en Asturies, Euskal Herria y País Valencià.

Las características de este crecimiento en red son:

  • La existencia de una sola entidad jurídica, que aplica los mismos principios éticos y sociales, y los criterios de valoración.
  • La capacidad de cada territorio de autogestionar su base social y su actividad (admisión de socios, valoración de proyectos, concesión de préstamos).
  • Los recursos económicos que se captan en cada territorio, se destinan, prioritariamente, a financiar los proyectos del propio territorio pero estableciendo solidaridad interterritorial: en caso de que un territorio tenga peticiones de préstamos que superen sus recursos, puede pedir la solidaridad de otros territorios que dispongan de dinero excedente.
  • Se comparten los servicios centrales de Coop57, ubicados en Barcelona.

Coop57 es un instrumento financiero, que se inserta en un marco de finanzas éticas más amplio. El convencimiento es que hay que articular un sistema financiero alternativo que dé respuestas diversificadas al conjunto de necesidades financieras de la economía social y solidaria, el tejido asociativo y la ciudadanía comprometida con los principios cooperativos, de justicia, equidad e igualdad.

Coop57 cree en un sistema financiero ético horizontal donde los distintas herramientas financieras, desde las más informales hasta las más formales, aunen esfuerzos y se situen en un mismo plano de trato igual y equitativo. Por este motivo, Coop57 participa y trabaja con disitintas iniciativas de finanzas éticas tales como Banca Popolare Etica-Fiare, Oikocredit Catalunya, Acció Solidaria Contra l'Atur, FETS, entre otras.

Esta apuesta es paralela al desarrollo y crecimiento en red de Coop57, para poder seguir ofreciendo sus servicios financieros con la proximidad, agilidad y capacidad de adaptación a las necesidades de sus socios y socias.

Datos a 31 de diciembre de 2014:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

personas socias colaboradoras a 31 de diciembre de 2014

Coop57 tiene sus recursos en dos grandes bloques.

El primer bloque es el dinero concedido en forma de préstamos a las entidades socias.

El segundo bloque es el dinero que no se tiene concedido en forma de préstamos. Dada su condición jurídica, Coop57 sólo puede depositar sus recursos en instituciones financieras reguladas. Según nuestros acuerdos internos, como mínimo el 15% de los recursos deben estar líquidos para poder atender las posibles solicitudes de devolución de las aportaciones de los socios de servicios y de las socias y los socios colaboradores.

El resto de los recursos que no están destinados a préstamos están depositados en cajas cooperativas. En concreto en Caja Laboral, en Caja de Ingenieros, en Bantierra (caja cooperativa, resultado de la fusión de tres cooperativas de crédito: Caja Rural Aragonesa y de los Pirineos, Caixa d'Advocats y Cajalón) y diferentes cajas rurales locales.

En el caso que haya beneficios al cierre de un ejercicio económico, la Asamblea General de Coop57 tiene la potestad para decidir cómo se reparten los excedentes. Se pueden repartir entre los socios y socias o reinvertirlos en Coop57.

En  la práctica y hasta ahora, Coop57 siempre ha destinado el 100% de los excedentes a reservas voluntarias para fortalecer los fondos propios y garantizar la sostenibilidad económica del proyecto, una vez aplicado el porcentaje que indica la Ley al Fondo de Reserva Obligatorio y al Fondo de Educación y Promoción de Cooperativas.

Coop57 es una cooperativa y por lo tanto sus decisiones se toman de forma colectiva y democrática. Se organiza por secciones territoriales y por lo tanto existen órganos de decisión a dos niveles: a nivel general y a nivel de sección territorial.

A nivel general:

La Asamblea General es el órgano de decisión máximo de la cooperativa y entre otras cosas, escoge el consejo rector, aprueba las cuentas y el plan de trabajo y decide las líneas estratégicas de la cooperativa, los criterios éticos y los precios. Está conformada por una delegación de socios y socias que emanan de todas las secciones territoriales.

El consejo rector es el órgano social de representación y gobierno de la cooperativa. Es el órgano encargado de la aplicación del plan de trabajo aprobado en asamblea y aprueba la incorporación de nuevos socios y socias de Coop57, entre otros.

A nivel de sección territorial:

La asamblea de sección es el órgano soberano de cada sección y nombra su Consejo de Sección. Es el espacio de participación directa de todos los socios y socias de la cooperativa. Sus deliberaciones y decisiones se trasladan a la asamblea general.

El consejo de sección es el órgano de representación, gobierno y gestión de la sección territorial escogido por todos los socios y socias de su sección territorial. Entre otros, aprueba la concesión de nuevos préstamos y propone al consejo rector la incorporación de nuevos socios y socias.